martes, 26 de julio de 2011

Himno a Chiapas

Autor de la letra

 
El himno a Chiapas fue escrito por el poeta chiapaneco José Emilio Grajales el 11 de marzo de 1872.


José Emilio Grajales fundó del periódico El Figarito (1896). Fue jefe político de los Departamentos de Chiapa, Mariscal y Simojovel. Publicó sus poesías en el periódico El Heraldo de Chiapas (1908 - 1911). Falleció el 16 de abril de 1915, en el municipio de Villaflores.


Posteriormente, se publicaron los libros “Flores silvestres de Chiapas” (1969) y “José Emilio Grajales. Poesía Resumida” (1993).


Autor de la música


Fue escrito por el maestro Miguel Lara Vasallo, quien nació en el estado de Zacatecas, el 08 de mayo de 1878 y falleció el 23 de marzo de 1964, en la ciudad de Tonalá.

Fue director de la banda de música del municipio de Juchitán, Oaxaca y de la banda de música del Estado de Chiapas.


 En 1913, participó y ganó el concurso de composición de la música del Himno a Chiapas, mismo que fue tocado por primera vez en 1913, en el salón Cívico, por la banda de música del Estado.

 ¡Compatriotas, que Chiapas levante
una oliva de paz inmortal,
y marchando con paso gigante
a la gloria camine triunfal!


Coro I

Cesen ya de la angustia y las penas
los momentos de triste sufrir;
que retornen las horas serenas
que prometen feliz porvenir.
Que se olvide la odiosa venganza;
que termine por siempre el rencor;
que una sea nuestra hermosa esperanza
y uno sólo también nuestro amor.


 Coro II

Contemplad esos campos desiertos
que antes fueron florido vergel.
Están tristes, y mudos, y yertos,
arrasados por la lucha cruel.
No la sangre fecunda la tierra,
ni al hermano es glorioso matar.
Si es horrible entre extraños la guerra,
 a la patria es infame acabar.


Coro III

 Chiapanecos, la paz os reclama,
y el trabajo también y la unión.
Que el amor como fúlgida llama
os inflame el viril corazón.
Vuestro arrojo guardad, quizá un día
una hueste extranjera vendrá.
¿Quién entonces con gran bizarría
de la patria el honor salvará?


Coro IV

 Chiapanecos, unid vuestras manos
y un anhelo tened más:
de estimarnos cual nobles hermanos
sin pensar en los odios jamás.
No haya un pueblo que sea tenebroso
en la tierra que viónos nacer.
Que de Chiapas el nombre glorioso
con respeto se diga doquier.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada